jueves, 8 de diciembre de 2016

i

Desenfoque

Los distantes focos naranjas
que habitan la calle,
que bordean el agua y el rompiente,
son 
entrañables ojos,
destellos turbios,
lunas enfermas,
que alumbran la noche
que viven los solos
bajo nuestro cielo límpido.

.

Publicar un comentario