jueves, 8 de diciembre de 2016

g

Anónimo

Eres isla, isla íntima que giras sobre ti.
Burbuja de cristal y tan purisima
que tus enésimas aristas me son vírgenes.
Perla genuina amasada con la sal
de todos los océanos universales,
sirena con el himno del imán para los hombres
que piensan en saciarte de caricias
por más que los proscribas a sus reductos.
Mujer de duna y oro, de vela y de raíz
que a tu ritmo
te anclas en el pasado más remoto
y evitas que tu vuelo sea pecado
atándote con fe
a tus principios
para la fatalidad de mucho,
para que los dioses te amen,
para que yo te evite
como si el mal de la adicción
me asediase.

.
Publicar un comentario