martes, 1 de noviembre de 2016

ñ

Hipotensión

Ya no tengo causa, al frente un día imposible,
el último quizás, al Este los rudos rugidos del Levante
y las lomas azuladas de unos pueblos blancos
repletos sus latidos de cristales. Mis  mapas se escriben con las equis
de tesoros inexistentes, de rumbos cuajados de tormentas,
de islas sumergidas en la memoria.
Me he quedado sin causa y con mis escritos rotos
no puedo reinventarme otra aventura. Los seres
que  he sido en esta vida dormitan en los ocasos
lamiendo sus locuras. Las rutas que he trazado por los mares
son pecios oxidados de nostalgias y las calles bullentes
que anduvimos no sienten en sus rutinas  nuestra ausencia
ni guardan los crepúsculos nuestros besos de jazmines
y ya no tengo nada
siquiera
las  ganas de soñarte alguna noche.

.

Publicar un comentario