martes, 15 de noviembre de 2016

2

2.

Hoy la mar se enfurecía
con la dócil levedad de un viento flácido.
Una barca danzaba sin cuidado en la orilla
de la ría inhabitada. Tú, como por magia,
pasabas sin mirarme hacia el castillo.

.
Publicar un comentario