miércoles, 30 de noviembre de 2016

14

14

El silbo del viento en los tendales, en las ramas
dolidas del almendro, en la hierática antena del tejado,
en los hilos de cobre de las luces, el silbo, este silbo
del viento que suspira, que se queja, 
que sibila como un monstruo sin razón
que habita todo.

.
Publicar un comentario