miércoles, 30 de noviembre de 2016

13

13

Tiemblan las fibras cristalinas de la noche
bajo el mando extenso del Levante. El derrumbe
se hace universal en este bosque y nacen cimas
de hojas extenuadas que ahora yacen. Bate 
el viento en las ventanas con su ira de intemperie.
Bebe el mundo en la fuente principal de la demencia,
está aquí el florido surtidor de las ventiscas; las gaviotas 
como ángeles de purísima blancura, flotan, como ángeles,
flotan en los cielos oscuros
como fauces de pecados contra el Sol,
flotan, todo flota
en esta ingravidez del aire enloquecido.

.
Publicar un comentario