miércoles, 5 de octubre de 2016

Octubre 5.1

1

Había un libro, una pluma, el papel
para transcribir un poema y un soldado
con el fusil apuntando a la desdicha
de otra alma pero así, como de súbito,
deletreó: "Yo no mataré, yo no mataré"
y de su rotunda palabra nació la paz,
una inmensa paz


para su espíritu.

.

Publicar un comentario