sábado, 29 de octubre de 2016

k

Recuerdo

Me alcanza el aroma a café
en mis madrugadas de estudio. 
Los debates sobre los temas de siempre: Las chicas,
el futuro, el examen de mañana. El sueño
concentrado en cada instante
adherido a los párpados [imposible
soportar su certidumbre].  El humo del tabaco rubio
dispersándose por el cuarto sus volutas. Rememoro
el alba con sus fríos por la espalda,
la gelidez oscura en la ventana, el silencio
reverente en la ciudad sin latido
y el salir a la calle recién viva
con los libros maltratados por  la noche
y el sentirte tan temprano,
tan temprano
abrazados reviviéndonos.

.
Publicar un comentario