jueves, 22 de septiembre de 2016

Septiembre 22.3

III

Presiento tus huellas por mi casa, deambulas
cadenciosa en mis jardines sabiéndome entregado
a tus enigmas. Quiero que el aire de esta tierra te respire,
que la sal de mis salinas se te adhiera a los labios,
que sepas a marismas y roquerío, a romero, a mañana por las dunas
durmiendo tus  helores en mis brazos. Presiento tus versos
en mis papeles, tus poemas en mi lengua, tus palabras
en mis oídos, tu hambruna en mi boca y en la noche
que ahora me sucede te presiento, diosa de la ausencia,
carnal y etérea, voz y bruma y así te tengo...

.
Publicar un comentario