domingo, 28 de agosto de 2016

28 agosto 2

II

Como el castillo de naipes
que nace en tus domingos más alegres
y al poco un suspiro de la suerte
lo derruye con estrépito
ahora agosto, 
teñido de sorpresas y de almíbares,
poco a poco, como un magma de lascivias,
se diluye sudoroso
entre sus fiebres.

,
Publicar un comentario