sábado, 20 de agosto de 2016

20 Agosto 1

Virtualidad 4

Regreso a mis páramos del alma
a esta soledad tan concurrida
que la gente te murmura al oído
los graves secretos de los otros.
Regreso a mis árboles de siempre,
al aroma del jazmín tan desbordado
que sus ramas se expanden tras las tapias
y el aroma a azahar no tiene límites.
Regreso a mi silencio prodigioso,
a observar a la ciudad con sus farolas
titilantes y genistas, allá abajo,
donde bullen los relojes con histerias,
donde arden las pisadas desnortadas,
donde todo se resuelve con misivas
al altísimo
o a los próceres bajo pago.

Regreso a mis noches donde el cielo
es un himno a los misterios de los dioses,
a esta paz de luna llena,
a ese canto macerado del Levante
entre las flores.

.

Publicar un comentario