sábado, 20 de agosto de 2016

20 Agosto 2

Virtualidad 5

Sé que estás ahí, al borde de mis dedos,
en los mapas que diseño en las noches
cuando el mundo se me enciende
con tu pulso, cuando vienes a mi cama
y parece que tus labios me recorren
con una sed de milenios en cada tacto.
Sé que estás ahí, entre la niebla nebulosa
de los tiempos, aguardando a que me sane
de este mal de las desidias, a que me cure
los latidos y sus desganas y si sucede
que amanezco revivido de mis morbos
sé que nacerás de esa bruma tan espesa.

.
Publicar un comentario