lunes, 1 de agosto de 2016

1 Agosto 2

Virtualidad 2

Te busco como una rutina
como la tarea que mandan los dioses
a sus criaturas infieles, como una costumbre
te busco por las islas remotas
que habitan mis mares, por las lomas viejas
que limitan mi ambiente, por  mi bosque quieto,
por mis árboles prófugos de los vientos del Este,
por la seroja yerta que dormita en mi estanque.
Yo te busco, cotidianamente,
en las fotos perdidas de anteriores siglos, por las letras ilegibles
de mis antiguos versos, por estas demencias,
por las pocas corduras que duermen en mis manos
y en el rocío del alba
tras la oscuridad de las horas también te busco
pero eres bruma,
densísima bruma...

.
Publicar un comentario