sábado, 2 de julio de 2016

I

Impresión

Se me adhieren a la piel los polvorosos
grados del estío, el viento se apocopa en los rincones
y no respira, las flores que decoran mis jazmines
exhalan aromáticos segundos de dulzuras
y es silencio el mundo que circunda a mi jardín
y es quietud el pulso que transita
desde el bosque hasta mis venas.

.
Publicar un comentario