jueves, 23 de junio de 2016

E

Dsppst 5

Abierta esta ciudad
a las insidias
que el viento de Levante le procura
tan sólo nos queda resignarnos
al ímpetu fatal de su crudeza.

.
Publicar un comentario