lunes, 9 de mayo de 2016

9 de mayo III

Cifrado


Y sin embargo tras las tormentas secas
con sus fríos terribles, con sus soles enfermos,
con sus meses grises, nos llega mayo,
acalorado y fogoso, fabril, floral, polinizado
por germinadores de pulsos y por la lluvia,
por la generosa lluvia
que bruñe las rosas,
que limpia los pinos,
que pule el almendro,
que aseptiza el paisaje.

Y sin embargo, tras los días pausados 
de este abril atípico, otra vez,
como un regalo,
 tú me sucedes
tormenta acuosa,
vendaval de poniente,
aquí,
con tu poesía.

[No creas,
bruja entre las brujas,
que no me dejas huella,
que olvidé tu perfume,
que desconozco tus pasos
o el son de tu aliento
o el sabor de tu sombra.]

.
Publicar un comentario