viernes, 6 de mayo de 2016

6 de mayo I

Paisaje de lloviznas

De súbito 
como una explosión extensa de colores
que salpicara mi  bosque, llega el verde
luminoso y la lluvia
apoca sus fulgores hasta hacerlos
umbrosos musgos palpitantes
y se nos vierte el silencio gotoso
entre las ramas
inquietas de los pinos y en las salinas,
olvidadas y anónimas,
como los hijos nonatos del fracaso
que se acantona en la mente
expanden la paz de su hermosura
y sólo con un beso,
sólo con un beso de tus labios deseosos,
bastaría para huir de esta belleza.

.
Publicar un comentario