viernes, 10 de octubre de 2014

y

Tan sólo esto, esto que te digo, esto
de mi mar que se extiende más allá del horizonte
sin leyes ni testigos y esto de que lucen
tristes las farolas de mi pueblo en la distancia
como los iris diminutos de la melancolía
o que te echo de menos
aunque te tenga de más
en mis lugares prohibidos. ¿Cómo acabo?
Que esto,  que todo esto,
todo lo que ahora escribo
lo escribo por si acaso
lo leyeras,

ya tú sabes.

.
Publicar un comentario