lunes, 20 de octubre de 2014

XXXII

No juego a pronunciar
en falso tu figura ni voy por los caminos
desacreditando tu nombre;
tan solo a mí me duele
esta oquedad en tu mirada,
esta arritmia sin fin en los latidos.

.
Publicar un comentario