lunes, 20 de octubre de 2014

XXXI

Me quedan ejemplos que poner
para que me sientas posible. Soy más de lo que crees,
un pedazo de Sur que se me hunde en la carne,
la porción de mar en que duermen los pecios,
a veces una piedra que late tan sólo por costumbre
y otras un inmenso desierto para vagar hacia el abismo,
un ser que busca por los mundos el tacto de tu sombra,
el que arde cada tarde en sus crepúsculos
cuando los fríos de Poniente se nos adentra en los tendones
o esta autarquía de ti sobre mis sueños
que nunca me sirve
para escribirte un poema 

que te guste.

.
Publicar un comentario