martes, 14 de octubre de 2014

XI

Pasan bajo el puente de hierro
los días de mi infancia, mis largos
paseos por la orilla de aquel río
entre esteros y salinas, mis tardes
de verano a la sombra
del viejo molino de madera
y aquellos crepúsculos de oro
cruzados sus bellezas por vencejos
que volvían de nuevo
a nuestra casa.

.

Publicar un comentario