miércoles, 8 de octubre de 2014

v

Serán los días de este  otoño
días colmados de esperanzas
por más que se instalen las umbrías
en los labios de las diosas
y sus cuerpos dorados por los soles
se nos vuelvan de anemia y livideces.
Serán los vendavales como besos
que endulcen de salitre nuestros rostros
y serán los maleficios 
que proclaman los profetas 
ilegibles versículos en la bruma.

.
Publicar un comentario