miércoles, 8 de octubre de 2014

s

Fui amputado del don de la palabra
y no me quedan árboles 
para escribir
tu nombre en sus otoños. 

Solo el viento
que la noche suspira 
transmite mi esperanza de aliviar 
el pulso de tus fríos
por mis venas.

.
Publicar un comentario