miércoles, 8 de octubre de 2014

o

Soy un hombre. Un hombre que escucha
el sonido de la noche y se conmueve con el canto
del rocío y le duelen las anoxias de las flores
y sus túmulos de historias de verano
abandonadas. Soy un hombre que contempla
el tumulto de los pájaros en el bosque, el rumor
de las gentes  en los mercados, la tristeza de sus ojos,
la mudez de sus palabras. Soy un hombre
que ha estado en una guerra, que ha  vivido una paz
de bajo precio, que detesta lo que tiene y que ama
lo que sueña. Un hombre, lo confieso, inconcluso.

.
Publicar un comentario