viernes, 3 de octubre de 2014

k

Huid, compañeros, de este lugar
de las desesperanzas donde la Historia
nada te enseña. Huid 
de estas tierras de los extremismos 
en que los mundos 
que se nos aproximan
escriben epitafios que citan tu nombre. 

Huid, mis amigos, que en esta debacle
de los nosocomios se atisban
solo los brotes
de la sangre que mana.

.
Publicar un comentario