domingo, 12 de octubre de 2014

IV

No puedo presumir de haber escrito
nada encomiable. Acaso aquella redacción
sobre el economato o sobre aquella pesadilla
inexplicable en que reviví el espanto
de una muerte temprana. Nunca escribí
nada destacable, ni unos versos cadenciosos
heptasílabos tejido entre endecas, nada.
Espero, no obstante, al menos un epitafio
ocurrente: Yazgo aquí porque es el sitio
donde yazgo y no otro, for example.

.
Publicar un comentario