viernes, 10 de octubre de 2014

I

He ido por las desdichadas horas de los solos
mientras cruzaba velozmente mis edades tempranas
como si tuviese prisa en destruirme pronto. He ido
por las hermosas mañanas de mis civilizaciones ignotas
donde admiraba sus templos y sus  torres y sus castillos
mientras yo era invisible como un nómada de aire.
He ido por los lóbregos extrarradios de la noche
buscando un enigma y por los palacios de oro y por todos los labios
fraudulentos que hallé en el camino, he ido
transitando otros cuerpos, habitando otras ingles,
recorriéndote siempre en las miradas de otras
criaturas amadas . He ido naufragando en mis mares
desastrosamente he ido con mis navíos sin norte,
con mi velamen de hastío, con el mapa ilegible
de los que no tenemos rumbo he ido por remotas islas,
por tormentosos ríos, por desiertos inhóspitos
y por las multitudinarias calles de las ciudades más sórdidas
y ahora 
en esta atarazana de sosegados vértigos,
de jazmines que yacen insolentemente
en el rumor de mi pulso
te confieso que he ido,
que he ido, 
que siempre he ido,
por ver si te hallaba.

.
Publicar un comentario