jueves, 18 de septiembre de 2014

Oswing, recuerdos

Por más que transcurran los veranos
hasta reinsertarnos en los fríos 
con sus pulsos del Norte
y nos hielen la sangre
con los filos del pánico
por esto que nos pasa. Por más
que se nos vayan las hojas del almendro,
la luz en la acacia,
el silbo de los pájaros
hacia las dolorosas grisuras
repletas de tu ausencia.
Por más 
que de nuevo el Otoño
se nos instale en la médula
porque nos falte tu música
y la paz de tus silencios
y la calma de tu idea,
por más que todo esto,
por más que esto todo,
tú sigues aquí,
en mi memoria,
como un himno a la esperanza.

.
Publicar un comentario