miércoles, 24 de septiembre de 2014

74

Deja que otra vez las fiestas
adornen mi paisaje, que la mar rebrote
olas de azules y de sirenas
y que se me ahuyenten los naufragios
de las pupilas, deja que las guerras
se apaguen por los siglos
de los siglos
y que otra vez,
deja,
que ella me regrese
con su enjambre
de besos y de caricias.

.
Publicar un comentario