miércoles, 24 de septiembre de 2014

72

Cuando llega la noche
ahora que ya somos
casi enteramente Otoño
se nos nublan los cielos,
se nos apagan las luces
del crepúsculo
con sus síntomas más tristes,
se nos llenan las manos
de seroja.

.
Publicar un comentario