martes, 23 de septiembre de 2014

68

Cuando menos te los esperas,
no importa el tiempo en los relojes
ni el que tengan los termómetros,
no importan el perfume de tu pelo
ni los trinos de las fuentes, digo,
te digo, que hay veces,
cuando menos te lo esperas
que me transitan trenes
de dolor por la garganta.

.
Publicar un comentario