jueves, 18 de septiembre de 2014

51

Vienen, sé que vienen
los viejos fantasmas de mi tierra
con sus rostros famélicos,
con sus palabras oscuras;
vienen para enfrentarnos de nuevo
con sus crudezas más áridas
como si fuésemos niños
discutiendo por la pelota de trapo.

.
Publicar un comentario