martes, 16 de septiembre de 2014

45

Y si sucede 
que estallaran las hambres
y que nos dolieran los huesos
y que nos despertaran en las noches
gélidas de otoño
los filosos aullidos de la muerte
y no pudiésemos
siquiera traspasar las fronteras
y dejar a estas gentes
abandonadas a los pánicos
que ellos mismos se han buscado,
al menos,
no huyas de mi lado y batallemos
juntos




en 
donde
tú 
ya 
sabes.

.
Publicar un comentario