viernes, 5 de septiembre de 2014

4




Qué sencilla maquinaria
pervierte la luz de estos horarios
que va desde el giro cenital
con sus trigales
al feble desmayarse
en el crepúsculo.


Publicar un comentario