viernes, 12 de septiembre de 2014

27

Preciso que me hables
del canto de tu bosque
cuando le llega el ocaso,
cuando se  cierne la umbría
sobre sus luces cálidas.
Preciso que me hables
de tus cuentos magníficos,
de tus mapas exóticos,
de tus costumbres caníbales.
Preciso que me ofrezcas
como si fuesen verdad
todas tus mentiras.

.
Publicar un comentario