jueves, 11 de septiembre de 2014

16

Por todo clavo ardiente me quedan
tus poemas, las tardes paseando
por nuestra ciudad perdida, 
algún pecado leve
que me llevara al infierno
y un sabor a vino
y un canto de sirena
y todos mis naufragios.

.
Publicar un comentario