jueves, 11 de septiembre de 2014

12

Otra vez de esta catedral vitrea y estelífera
sobresale la Luna de espléndida hermosura.
Desde su redondez inmensa parece que algún dios,
sosegado y afable, como un buda solemne,
oblongo y plateado, se sumerge en mi alberca.

.

Publicar un comentario