domingo, 9 de mayo de 2021

36

 

36
 
Noche de domingo, ya
casi
madrugada y los cielos
nubosos se han quedado
sin reflejos y la lírica
del paisaje se ha hecho petricor
y humedad y en la tierra
los charcos
trasladan la imagen
de miríadas de estrellas
titilando indolentes
e intangibles
en las honduras. 
 
.

35

 

35
 
Insisto sobre las normas
del surrealismo, una locura
de pájaros que escriben
sonetos con arritmias,
versos libres 
sin
senti
do
y trucos y aspavientos
y ostentosos jeroglíficos
indescifrables
y una forma de decir
somnolencia o estupor
de madrugada
o amapolas granates
en las mejillas
del estío y tú
qué dirás
para decir
lo que no puedes,
juegan en mis tejados
colonias de felinos
que con sus ojos solares
divisan
el esplendor de la noche
en tanto
el
mundo
los sueña
elegantes y cultos
haciendo de su luz
un sentir
de la poesía. 
 
.

34

 
34
 
Quién va a estas horas
por la oscuridad de la vida,
quiénes sisean temores,
locuras, escalofríos
por las calles sin leyes,
somos
los que somos,
esos que gritan en susurro
la esclavitud de las jor-na-das,
la tensión de sus tedios,
la opresiva laxitud
de las horas
in
mu
ta
bles. 
 
.

33

 

33
 
También tú y yo
y nosotros, también
ellos
tras el alba
el ocaso.
 
.

sábado, 8 de mayo de 2021

32

 

32
 
Afuera me sucede la noche
con sus fríos y sus tormentas,
con sus rugosos fantasmas
invisibles entre los árboles,
afuera el silencio y las sombras
y el mundo extraviado
que se pierde
al fondo de este lienzo
de neones y de ciudades,
afuera los desmanes
enfermizos de los idos
bajo el riesgo
de desgracias indecibles
y sin embargo
en esta parte del espacio
yo,
centinela vigilando
que tus sueños no te atrapen
en sus deletéreos laberintos,


amor mío
 
.

31

 

31
 
Luchas contra tantos avatares
que pierdes la cuenta y sigues
en tus batallas cotidianas
tan normales
que siquiera te parecen
batallas verdaderas,
combates
cara a cara,
ojo a ojo,
contra los eventos
más terribles
de tantas pesadillas
cada noche
y sigues
y prosigues
y no cejas
aun sabiendo
que al final
la guerra
estará perdida.
 
.

30

 

30
 
Hay días, incluso
algunos sábados,
con sus soles estivales
y con sus cielos transparentes,
días,
hay
en  que
sin motivo
aparente
triunfa la tristeza.
 
.

29

 

29
 
No brillos azules ni cantos armoniosos,
ni espuma que sin mácula
se extiende por la orilla
de un océano sin límites,
no son ángeles sublimes
que danzan en sus limbos,
ni excelsas sinfonías
que resuenan celestiales
en los corazones de piedra,
no son las risas de las gentes
que brillan en las ciudades
más grises de los mapas
ni son coros de jilgueros
que ululan esperanzas
en las noches tenebrosas,
son, no, no,
es
la vida,
solo es la vida,
con sus filos y con sus sedas,
con sus sueños y sus verdades,
solo es
eso que te digo: La vida.
 
.

viernes, 7 de mayo de 2021

28

 

28
 
 A mis pies la mar, el puerto
marinero, el castillo salitroso
y un buque que se adentra
pausado en la distancia
y la noche,
también la noche,
haciendo que mi mundo
cambiante y nocturnal
se quedase atrapado
en las aguas
especulares
de una dársena.
 
.

27

 

27
 
Dentro de mí, tan adentro
de mí
bulle
la nostalgia,
el velo inexplicable de un recuerdo
que se queda
latiente en las venas,
y un adiós de madrugada
cuajado entre la bruma.
 
 Dentro de mí,
tan adentro,
esta noche,
simplemente: La tristeza.
 
.

26

 

26
 
También, amigo mío,
a ti que tanto fuiste
y que llenaste mis días
de ternuras.
También a ti, ahora,
mis más vivos recuerdos,
la angustia de saberte
tan absorto
en la distancia.
 
.

25

 

25
 
Están ahí, las flores
resurgiendo del invierno, el susurro
relumbrante de los pájaros
que rondan entre los árboles
y está la mar
que revive a los colores.
Están ahí, tan cursimente,
a la espera de que
un cambio del destino
derruya  letra a letra
la belleza.
 
.

jueves, 6 de mayo de 2021

24

 

24
 
En esta parte del mundo, la luz
se ha perdido y es la noche
la que acontece sola. No nos queda
luna ni se hacen las estrellas
en un lugar del firmamento.

En esta parte del mundo
el silencio se densa y el océano
frunce su velo salitroso
sobre la orilla sin nadie.

En esta parte del mundo
al sur de las riquezas
todo parece pacífico
y extraviado 
entre la oscuridad y el insomnio
quedo
solo
yo
como testigo
de esa hoja que cae.
 
.

23

 

23
 
Cómo definirías tú
la emoción surrealista,
cómo podrías describir
la escritura automática,
con qué nombre,
de qué manera
el azul infinito de la nada
o el canto decoroso de los ángeles
o acaso
cómo me dirías
que el crepúsculo es un símil
del silencio para siempre.
 
.

22

 

22 
 
Debe haber monstruos oscuros
más allá de estos límites, más allá
de mis insomnios debe haber
un lugar en donde habitan
los miedos y las umbrías,
debe haber
al otro lado
de esta dimensión
otro espacio
de paz y de consuelo
para seguir
el camino hacia nunca.
 
Debe haber una forma
de sobrevivir
a nosotros mismos.
 
.

21

 

21
 
Tiene fijación con los pinos,
con el jazmín, con las damasdenoche,
con las buganvillas
y se enreda en sus hojas, en los tallos,
en el perímetro total de sus columnas,
tiene fijación con los silbos
como el aire y la flauta,
el viento desecado de Levante.
 
.

miércoles, 5 de mayo de 2021

20

 

20
 
Después de cumplir su sueño
la besó amantísimo
en la noche sin límites
miró su cuerpo cálido
y le pareció hermosa.

Sentía aún
el calor de las sábanas
y quiso regresar a su tálamo
pero
abrió la puerta
y se escapó al infierno
de la ciudad de grises,
en una noche de solos.

Renuncia a la felicidad de su nombre
para adentrarse
en la obligación de su palabra
y el eco 
de este último párrafo
le fue resonando
insistentemente
en sus imaginaciones tristes.
 
.

19

 

19
 
Con tanta nostalgia 
entre sus flores recién vivas 
perfuma el aire y los contornos
soleados de mi bosque, 

la damadenoche,
se piensa que es estío
e inunda enloquecida
con su esencia
el calmado suceso del crepúsculo.
 
.

18

18


Sancti Petri, el templo y el castillo,
en la mar aislados con la historia
desvaída entre sus piedras y ahora,
programado el crepúsculo siguiente,
haciéndose a las sombras que nos llegan
y tintando sus perfiles de granates
y de dorados
y de hermosuras que se opacan.
 
.

17

 

17
 
Cómo será el mundo
tras tantísimas tragedias, cómo
las ciudades revivirán a sus óxidos
y después de mí
quién habitará mi casa,
quién cuidará de mis plantas,
de mis libros, de los pájaros
que conviven en mi bosque
quién recitará un poema
en que se recuerde
mi nombre.
 
.

martes, 4 de mayo de 2021

16

 

16
 
Llegó de la mar, del norte,
del silencio absoluto
que ostenta la distancia
cuando no se conoce
el origen, llegó
subrepticiamente
con sus palabras sedosas,
con su mirada suave,
con su ingenio agudo
y
poco a poco
me fui haciendo
a sus formas
hasta
que al fin
fue ella
la que se hizo
conmigo.


.

15

 

15
 
Hay tiempos para todo, un tiempo
siempre efímero para la alegría,
un tiempo indecible para el aburrimiento,
un tiempo emocionante para la nostalgia
y otro tiempo, este lo conozco
suficientemente,
anegado en su totalidad
por la tristeza,
así, ahora,
aunque
sea
mayo.
 
.

14

 

14
 
Amparada por un milagro
que una y otra vez
se repite
en mayo,
las damas de noche [2]
florecen y exhalan
su aroma adictivo
haciendo de estos páramos
anegados de salitres
el centro universal
de la fragancia.
 
.

13

 

13
 
Después de este período
tan efímero, tan célere,
 tan atribulado,
qué habrá, qué
etapa nos toca,
qué
podemos
esperar
tan distinto
a
la
nada.
 
.

domingo, 2 de mayo de 2021

8

 

8
 
Pese a todo, pese a esta
hermosura del sol en la mañana
con sus brillos salpicados
de celestes siderales y de
pacíficos envites
de la mar en las arenas;

pese a todo, pese a esta
belleza del bosque que dormita
abiertos sus abrazos solidarios
hacia el mundo. Pese a todo,
ahora,
ya en la noche
inquieta del Levante
de nuevo
la nostalgia.

La nostalgia
y mis  fugaces episodios
de tristeza,
 
amor mío.
 

.
 

7

 

7
 
Lo sabes, seguro que lo sabes,
esta noche de sombras imbricadas
y de cielos sin brillantes
son las nubes la evidencia
que vela el universo
mas no es solo esto que te digo
sino que en esta noche
de sombras imbricadas
no hay luna...

No hay luna,
se nos ha sido sustraída
sin saberlo.
 
 
.

6

 

6
 
Y por qué no escapar
de la rutina a propio intento,
jugar con los horarios y así,
al mediodía, encontrarnos
por sorpresa y con un beso
irnos a sentirnos nuevamente

y por la tarde,
un poco más acá
de los crepúsculos,
revivirnos a la pasión
y descubrirnos esencias
pliegues y rincones 
y sentimientos renovados

y en las noches,
ya de madrugada,
si acaso
rozarnos con delicias
y permitirnos
proseguir con nuestros sueños,
es decir
con volver a encontrarnos,
ya tú sabes,
con la excusa 
de escapar de la rutina

desleírnos 
el uno 
en
el
otro

hasta
el
alba.
 
.

5

 

5
 
Es hora de los brillos, de las luces,
de las flores, es hora de la mar
azul y clara y del aire límpido
y leve y de que vaya la gente
con sus risas al descubierto
y que vuelvan a las calles
las ferias y la alegría,
es hora de hacer que los lutos
se disipen
y quizás sea hora ,
de pensar
en aquellos que se fueron
para siempre.
 
.

sábado, 1 de mayo de 2021

4

 

4
 
Es la hora de la mar con sus fantasmas,
de los  buques que raudos
zarpan hacia el olvido. Es la hora
en que vibra el aire en la maleza
y nadie escucha su lamento.
Es la hora de la antigua cantinela
del  viento por los pinos,
de los pasos que se alejan
hacia el océano
para huir de sus zozobras.

Es la hora en que la luna
que decrece
imbuye
de tristeza
estos campos,

amor mío.
 
.

3

 

3
 
Abril, este mes de abril
abierto a las lluvias y a los grises,
abierto a los vientos
y a la seroja. Abril
de flores recién vivas y
de lágrimas. Abril
ya
nos fue.
 
.

2

 

2
 
Hay días que descubro
-momentáneamente quizás-
que soy incapaz de arrancarle
a la poesía una idea, una clave,
el ritmo del mensaje
que merezca la pena
ser escrito.
 
.

1

 

1
 
También las ciudades
se hipotensan con las sombras
y les duelen las callejas
sin latidos en sus venas
y la herrumbre que les crece
en sus plazas
cuando la lluvia las aflige.
También las ciudades
tiritan con los fríos
del invierno en su osamenta
y con la gelidez del viento
que juegan en sus ruinas
y en las noches turbulentas
de los solos
también les desgana
los balcones
que no lucen ni intuyen
alegrías en los visillos.
Las ciudades, muchas de ellas,
sin embargo,
se introvierten
si los buques que arriban
a sus puertos
se abaten
y desisten
y desatracan
y les huyen
y entonces
dan la espalda a la mar
y se aterran.
 
.

viernes, 30 de abril de 2021

116

 

116
 
Brotan como ángeles sublimes
por entre el rocío y las ramas
de estas buganvillas
pendiente de sus flores, brotan
las luces y los neones, la ingravidez
de la luna en la copa de los pinos
y la soledad absoluta
que habita en las estrellas
cuando estallan acogidas
por ese black-hole
que las reclaman.
 
 
.

115

 

115
 
Ordena, Caesar imperator, el orden del  mundo,
qué nación invadimos, a qué dioses nuestros rezos
para la dicha de Roma. Oh, Caesar
bendice a tus tropas y sea tu palabra
el norte que nos guíe. Batallaremos por ti
hasta el último segundo, hasta que el aliento
nos huya al fin de nuestras venas,
dejaremos nuestras almas
en los campos de Marte y será nuestra honra
la honra de los príncipes
y de nuestro pueblo sagrado.
 

.

114

 

114
 
De nuevo la noche, amor,
en la soledad de estos lugares,
en la calma de estos páramos
de nuevo la noche, amor,
otra noche de luna,
de luna intacta, amor,
otra noche sin ti
y cuántas noches más,
amor,
y cuántas noches más
con su hermosura sublime
y con tu ausencia
tan ríspida.
 
.

113

 

113

 

En estos jardines de las damadenoche

embriagadoramente y tan temprano,

ahora mismo y en mi noche de vidrios

y de viento del Este

el aroma adictivo

se expande en dulzuras

entre el silencio y las sombras.

 

.

jueves, 29 de abril de 2021

112

 

112

Cuando te señalan
los poderes legítimos, los poderes
fácticos y el pueblo
se adentra en ti
con sus lenguas y sus gritos,
con sus puñales y sus ascos,
no hagas nada,
no combatas
solo
aléjate
y
huye.
 
.

111

 

111
 
Ahora, en estos cielos del sur,
tan distantes, tan abandonados,
la belleza se sostiene
increíblemente sola
en su cénit.
 
.

110

 

110
 
Hay días 
con sus noches
en que si analizas 
el camino hasta su fin
y observas en tus manos
una
geoda
inmensa.
 
.

109

 

 

109
 
Llega la noche y estoy solo,
solo ante mi historia, ante
aquellos instantes
frente
a la grandiosidad de la mar,
solo ante los cielos sin límites
y ante la ciudad
que a lo lejos
titilaba ajena
a mis asuntos todos.
Llega la noche
y ante la inacción de los dioses
también yo,
repliego mis velas,
degluto mis miedos
y espero paciente
a que el sueño me alcance.
 
.

miércoles, 28 de abril de 2021

106

 

106
 
Nosotros también
como los grandes tronos
que en el universo hubieron
pasamos 
de la nada al absoluto
para de nuevo
regresar
a
la nada
en su acepción más severa.
 
.
 
.

108

 

108
 
Llega el ocaso suavemente,
de celeste a granate
muta el paisaje,
ella se asoma al horizonte
hasta desaparecer entre sombras,
la luna sigue
luciendo
entre tormentas,
es hora de los sueños,
parecen decir
los viejos demonios
que en mí habitan
ante el asombro universal
ante tanta belleza.
 
 
.

107

 

107
 
A qué cantar, a quiénes nuestras
loas si casi todo es despreciable
y pobre, si casi todo es
insustancial y feble,
decidme a quiénes nuestros
rezos
si nada de lo que ahora
nos sucede
nos resarce
del
dolor que sufrimos.
 
.

105

 

105
 
Cuando me llega la noche
me entretejo con ella
y curiosamente
despierto
a todos sus enigmas
y observo sus teselas,
sus cantos, sus secretos
minuciosamente
destejo las figuras
que abstractas
juguetean en sus entrañas
y escribo sobre ellas
de modo
que nadie me desvele.
 
.

martes, 27 de abril de 2021

104

 

104
 
Late la ciudad la soledad de sus calles
a estas horas calladas y de luna llena,
late la ciudad sus sombras y sus ecos
y late
en sus sueños y en sus insomnios
late
entre el neón y el cemento
como un monstruo exhausto
que se adentrara en la noche.
 
.

103

 

103
 
No reces ante los miedos,
no encomiendes tu corazón
a otros seres omniscientes,
mira la profundidad del abismo,
incontable abismo,
y sabrás
que estás solo.
 
.