jueves, 14 de diciembre de 2017

54


54

Aún se puede adentrar en la rutina
un atisbo de luz, una esperanza,
otro  corazón que te sorprenda,
el canto de la lluvia sobre mi bosque,
ese azul rojizo de un ocaso
que tiende a renacer con otras luces,
una risa que surja porque surge.
Aún se puede impregnar esta rutina
del tacto de tu voz, de tu alegría,
de tus ganas de vivir cada minuto,
del beso que te arranque de las sombras.


.

53

53
[Flash]


En la desnuda pared de aquella mole
de pisos apiñados a las afuera
de una ciudad del sur desaliñada,
en un pequeño rincón de cal brillante,
una  anónima mano había escrito
en roman cursiva elegantísima
un mensaje sutil:
¡Te amo, Jota!
Firmado: Carmen.


.

52

52

Sé que tengo al mar y no es preciso
que bullan sus olas en el rompiente
ni que oiga su bramar sobre la orilla
ni que mute su azul en verde oscuro.
Sé que está ahí, es intuitivo
o acaso su salitre me lo descubra
o puede que esté en mí, que sea yo
una gota de mar que se evapora.


.

51

51


Ha sido un día gris, un día gélido,
un día sin color en sus instantes,
un día que tú
has hecho limpio,
abierto al color y a la esperanza.


.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

50

50

Debería aprender de tus gestos
los secretos de la magia, de tu piel
la seda de las mariposas,
de tus besos, de tus besos, debería
aprender la adicción por los pecados


más mortales.

.

49

49

Otra vez 
la muerte
por la muerte
siquiera
nos
conmociona.

.

48

48

Quizás sin que nadie lo observe,
sin que nadie se admire
de la profundidad del suceso,
sin que se emocionen los iris
de los apresados a la tierra,
el cielo
cristalino
nunca fue 
tan cristalino,
tan nítido, tan hermoso.


.

47

47

Fui nombrado para los mares remotos
y para las noches oscuras, para sortear
las tormentas desatadas en las mentes
de asesinos y libertarios y para suceder
en las calmas tediosas del océano.
Fui nombrado para soportar las heridas
sufridas por los otros, para extraer
de esos cuerpos las necrosis agudas
y las crónicas psicosis de los solos.
Fui nombrado para driblar la ley
para el bien de los inermes
y ahora
que el otoño
se aproxima
a mi rumbo
no hallo
un pantalán amigo,
ni un puerto que cobije
mis cuadernas,
solo 
se me ofrece
la crudeza del invierno y el desguace


y sin duda
la insolvencia del olvido.


.

martes, 12 de diciembre de 2017

46

46

De nuevo estoy aquí, tan desganado,
tan dado a la desidia, tan hecho a la asistolia
que los fríos nos contangian.
De nuevo estoy aquí, en esta isla
de silencios, de umbrosas figuras
que recorren el paisaje
huyendo de tanta soledumbre
en la  algaba. Aquí donde se hunde
el futuro en los fangales
y las salinas tan fulgentes
diluyen sus brillos en la lluvia.
 Y yo, de nuevo,
estoy aquí,
apenas con recursos caligráficos
para decir que estoy
sin fe, sin argumentos,
desprovisto 
de un método servible
para que nortes
tu rumbo 
hacia mi casa.




.

45

45

El invierno se aproxima
a estas tierras otoñadas;
qué será del jazmín expuesto
a las venticas, qué del limonero
y su repulsa a los fríos, qué será
de los naranjos que detestan
los helores, qué será
de los latidos de mi bosque,
qué de los que buscan
un refugio en nuestra patria
y quedan naufragados
más allá de las fronteras
de la vida.




.

44

44

De nuevo sucede lo antiguo, lo pasado,
lo de siempre: Amanece, repican las campanas
al mediodía, la plaza tiritando por los fríos
que nos llegan desde el norte, la tarde
que desiste de ser tarde tan temprano,
el crepúsculo retratado tras la mar
como un símil de la vida
y la noche,
otra vez sin ti 
la noche.


.

43

43

Desde esta altitud de los rompientes
observo al faro que avisa de los filos,
su extrema persistencia, su celo
cotidiano, la perenne precisión
de sus señales y el morboso navegar
de la vida hacia el naufragio.


.

lunes, 11 de diciembre de 2017

42

42

No existen ruidos tenebrosos en la noche
extensa que me habita, ni existen umbrías
que persigan con sus rúbricas
el fin de lo que somos. No existen
armisticios que prosperen en estas luchas
de ansiar tenerte sin medidas,
ni existen  rituales que te induzcan
dócilmente a entregarte ante el asedio
 y no existe, 
no,
no existe, 
intención de que te rindas,
existe
el deseo
de que libre
mente
me desees.


41

41

Te mueves entre píxeles y baudios
como una hábil urdidora de caricias,
como una maga que descifra
los sutiles misterios de los hombres
que vamos persiguiéndote.
Te mueves entre el son de las distancias
y la extraña cercanía que los besos
tejen una y otra vez
hasta atraparnos.


.

40

40

Sigo aquí, en este sur de las tormentas
abiertas a los océanos que agreden
a su paso la paz de los jardines,
las hondas raíces de los pinos,
la frágil tesitura de mi ánimo
hasta arrastrarlo a su desguace.
Sigo aquí, en estos territorios
ateridos por las sales, por las olas,
por la intensa corrosión
del viento en el costado.


.

39

39

Es lunes, mi amor, mejor dicho
fue lunes, lunes para tránsfugas
desencantados de la lluvia,
que ansían otra vez el regreso
de un estío exuberante,
el fin de los éxodos a otros
territorios, el retorno azul
de las nómadas golondrinas.
Es lunes, mi amor,
mejor dicho, ayer
fue lunes y los dos,
tú y yo,
lo hemos sobrevivido.


.

domingo, 10 de diciembre de 2017

38

38
[Tedio IV]

Se vuelven fárragos los cielos, las nubes
son lutos de grises rituales, las dunas
son pájaros pequeños que danzan
vuelos alocados sin destino. Los árboles
que hacen que mi bosque sea mi bosque
simulan doblegarse al vendaval
y mutan sus ramas por medusas.
Hoy se humecta la ciudad con la llovizna
transida por umbrías y nostalgias,
mañana la rutina será un hito
en que habremos de acoplarnos
[como una pieza más sustituible]
a esta productiva maquinaria
en que vivimos.


.

37

37
 [Tedio III]

Desde el barrio de mi infancia
hasta estas veredas abiertas a la intemperie
rodeadas de pinos y de eucaliptos,
de lagunas siempre vivas, de silencios
mortecinos en el otoño, de hojas
cobijadas en la hierba
y de pájaros que aguardan ansiosos
a las luces cálidas del día,
te digo, amor,
que desde aquellos lugares de salitres
a estos bramidos de la mar intempestiva
me surgiste
por
sorpresa
como un himno a transitarte
sin catástrofes.


.

36

36
[Tedio II]


Se vuelven furtivas las palabras
que escribo en mis papeles, la tinta
que hace que mis textos
te pronuncien se vuelve invisible
y los sintagmas son más crípticos
que nunca, más brumoso,
menos nominales,
mucho más inteligibles.

Debe ser que no me creo.



.

35

35
[Tedio I]

Me agrede el mal de los domingos
con su antiguo santificarás las fiestas
y la sesión de cine por las tardes
si acaso la lluvia decora mi paisaje.
Sus síntomas se muestran sobretodo
con desidia, con tedio, con desganas
como un dejarse hacer sin más motivos
y ahora que la tarde se me extingue
con el agudo crepitar del aire en la maleza
y se enciende la ciudad con sus farolas
parece que las horas inacabables
se vuelven más tristes, más rudas,
más insomnes.


.

sábado, 9 de diciembre de 2017

34

34

Tengo para ti
bandadas de pecados imperdonables
en mi lengua,
ciudades desbordadas de lujurias
al borde de mis dedos, palabras
dulcemente obscenas
para acariciar tus oídos
y tengo
un viaje sin retorno a mi edén
por si me eliges entre todos.




.

33

33

Saber que es ahogarse
en las propias cadenas,
hallarte en mi asfixia voluntaria
y ansiar sobrevivirme por tu risa,
verterse en este luto nigromante
con vocación de pasado,
quererte atrapar
como si fueses
un ángel salvador
y acariciar tus muslos
libremente
mientras tú
me arrullas con lascivias
y pecados veniales.


.