martes, 17 de julio de 2018

30


30

Salta desde el púlpito que se crea
en el rompiente, el sol
hacia su ocaso, brotan las plácidas
umbrías de este julio sosegado,
nacen los hitos misteriosos
que en la noche dulcemente
me rodean.


.

29


29

Cómo conservaré en mis armarios
la calidez de tus besos, el sabor
acre de tu ausencia, la dulce
sensación de tus caricias.
Cómo guardaré en mi memoria
el pulso que se agita si te pienso,
el tiempo que florece colorido
si creo que es posible
que me seas.

.

lunes, 16 de julio de 2018

28


28

Cómo mirar decentemente
a tu prójimo, cómo sostener
su mirada en tu mirada
cuando tú, que siempre defendiste
que no existe la pobreza en tu pueblo,
observas a la pobreza
conviviendo cada día
con sus hijos.

.

27


27

Al alba, en estos sitiales de marismas,
cuando el aire se endulza de rocío
y hace de las luces un rosario
de perlas arcoíris, al alba,
te comento,
vuelvo de los sueños
a la vida
cotidiana
con sus acres.


.

26


26

Va, el tiempo, va,
siempre va
hacia adelante.

.

25


25

Miras tras la esquina
aquel amor perdido
que se nos hizo bruma,
miras el himno que se apaga
de los tiempos de rosas
y las tardes de julio
en el cine de  verano
temblándome 
en los brazos con tu timidez
en  vilo,
miras el tiempo que nos viene
y se me hiela la sangre.

.

domingo, 15 de julio de 2018

24


24

Llega la mar avariciosa de noche
a murmurar un suspiro
de piélago enigmático, llega
a pronunciar tu nombre
en una lengua exótica
con vocablos sublimes,
llega la mar
a acariciar mi imagen
de reflejo de luna
con un beso salino
de tus labios
en mis labios.

.

23


23

Si tengo la esperanza al borde
del abismo pendiente de un desastre
qué será lo que a continuación
me ofrezca, qué
el siguiente infortunio
de las desilusiones.

.

22


22

Quién recogerá el último pétalo
de esta luz naranja
que del ocaso nace. Quién
te susurrará al oído
el callado gritar de las olas
en la arena, el amor
que sucede en las palabras
que invento. Quién te contará
que es cierto
lo que mi corazón
pregona.

.

21


21

Porque la vida prosigue pese a ti,
pese a mí, pese a todo, por los recodos
del hambre, por los deseos de sernos,
por los jardines frondosos, por los estíos
bellísimos, por las tristezas profundas,
la vida prosigue
indefectiblemente
pese a los dramas acres, pese al discurso
de los salvadores, de los optimistas,
pese a que me prometas que un dios
nos dará su paraíso,
la vida prosigue
hasta que algún día
sin que ni tú ni yo
lo imaginemos siquiera
se nos oscurecerán los pasos
y el silencio absoluto
se perpetrará
en nosotros.

.

viernes, 13 de julio de 2018

20


20

Cuando se disipan las luces de este día
y las sombras se expanden en el paisaje
rebrotan los callados estallidos de la noche
y el silencio se agita entre los árboles
siseando una antigua cantilena
rebosante de nostalgias.

.

19


19

Mira cómo
esa gaviota danza en el aire
celeste de esta tarde que se acaba
y desciende sutilmente
y gira hacia Poniente
y detrás
como un suceso irrelevante
el Sol
se acerca impasible hacia su lisis.

.

jueves, 12 de julio de 2018

18


18

Otra vez la mar enarbola su llamada,
se yergue, se alza, se eriza, se deshace
en la fina silueta del rompiente. Otra vez la mar
se constriñe a su perímetro, se reduce,
se apocopa, se anemia, se arrepiente
y regresa a sus contornos.
Otra vez la mar crepita, gime, borbotea
y bellísima
estalla
babeando sus sales
en la orilla.

.

17

17

También vigilo a estas horas
el mudo debatir de esos otros yoes
que me habitan. El que habla
en el nombre de los dioses y me reprime,
el que alaba la llamada de la carne,
el que vive las noches como trémulos
designios para el gozo y este
que escribe sus torpes desatinos
para nada, para nadie.
.

miércoles, 11 de julio de 2018

16


16

He ido al monte
para cumplir mi promesa
de hallar la calma.
Subí a su cima
aguda y nívea
y acaricié la cúpula
de los cielos pacíficos.
Después
de tanto esfuerzo
regresé a la mar
con las manos vacías
y supe por fin
que la verdad reside
allá donde el silencio
estalla con su canto
para ruborizarnos a todos.

.

15


15

No castigue al perro porque ladre
ni persiga al jilguero por su trinar hermoso,
es su condición de ser auténtico,
de ángeles canoros,
no deplores a la sierpes de cicuta
ni afees a la hiena el clamor de su colmillos,
es su condición de seres naturales,
observa al hombre
con su delicada parsimonia
asestarle otro golpe
a la concepción de dios
piadoso y clemente.
Ve a él y a su libre albedrío
y exígele que cumpla
con su  voluntad decisoria.

.

martes, 10 de julio de 2018

14


14

Quién será el que grite que es mentira,
aquél que confiese que mañana
solo es otro regalo de la suerte,
que habrá luz y maravillas y pétalos
como pájaros en sus cielos
pese a todo y que ella
volverá a sonreírme
de esa forma
en que sonríe
cuando quiere.
Quién será el que le diga
que algún dios
puede que se cree a sí mismo
y nos escuche.

.

13


13

Fabula con la realidad que le rodea,
mira los colores estupefacto, como algo
que suceda insólito en la vida
ajeno a los grises, oye la música
que exhalan las ciudades, el rigor
con que huyen los autos
a sus destinos, el susurro
que entona la gente
confesando
sus secretos,
el tacto del ocaso
de nuevo
en su diario envejecido
y piensa
otro día más
que se me evade,
otro día más
para tacharlo.

.

lunes, 9 de julio de 2018

12


12

He hallado tres palabras
en el diccionario,
tres palabras:
Súcubo, bruma, dársena
y
he guardado un silencio
a propósito
saboreando cada una
de sus sílabas
sin conocer
el motivo.

.

11


11

Se ataron las tormentas a las bitas,
las hambrunas se apagaron en los refugios,
la sed en el paisaje, la muerte
en los mares. Se hicieron la foto
los políticos, rieron con fe
los solidarios, parecíamos felices
con los nuestros y ¿Ahora qué?
O dónde o cuándo…
Por qué se han callado los senados,
por qué se han hecho invisibles
los dolientes,
por qué los otros
suceden abandonados
en sus miserias.

.

10


10

Por fin se abren los jazmines al verano,
sus estrellas sutiles se extienden por la noche
con sus claridades pálidas
y un destello de luna invisible
se hace en cada pétalo.
Qué extraño sortilegio invade este páramo
de pinos y de aves confiadas
que solo faltas tú
para que sea definido fielmente
el ser de este paraíso.

.

9




Pienso en Manhattan, en los antiguos
misterios de sus calles, en los sórdidos
detalles de sus ritmos cotidianos.
Puede, que quizás, una ráfaga
de aire macilento en el rostro
te acaricie o el reflejo de una peli
varias veces vista en otro siglo
se te agolpe en la memoria,
el beso de una bala en las costillas
o un flashmob sobre la muerte
absoluta en un mercado te sorprenda
o una escena en que algún músico
callejero
reinventa a Michael Jackson
y a  su manera
lo revive.

Mientras sus submundos vibran
fabulando fantasías en que el arte
asciende en el ranking
inviolable de los ricos.

*

Qué me estás contando 
my friend 
a mí 
de tu Bahía
si yo soy de la Isla, 
mira tú qué arte
y que alegría. [...]

(Javier Ruibal)
.

lunes, 2 de julio de 2018

8


8

Cómo viviremos los giros de las horas
con sus cíclicos dramas.
¿Y los días aviesos en que huyes
hacia tus propios asuntos
sembrando de  tristezas
el edén  de las risas?
Cuéntame cuando por fin
un adiós perviva para siempre
en tu mirada firme
qué harás con lo que sienta
este guerrero herido
cansado de desguaces.

.

7


7

Por qué predica esta promesa
de que mañana existe, sé
que es improbable que el futuro
suceda para siempre
en mis pupilas glaucas.
Alguna vez en un recodo turbio
se me deshará la luz
y escuetamente ido a un lugar ajeno
me iré haciendo umbría.

.

6


6

No digas jamás
no regresaré al jardín
en el que viví la hermosura
cuando la juventud era mía,
no digas que tus manos
desaprenderán su nombre
con el acento preciso
ni que renuncias al sabor
dulce de sus besos cálidos
o que tus dedos sutiles
se exiliarán para siempre
de su piel de bruma,
di que quizas sea imposible
sortear el futuro
pero que estarás ahí
tejiendo
ese sueño.

.

5


5

Antes fue el cisne como un sol
que reinara en el estanque
de mis crepúsculos rojos, fue
el frontispicio que anuncia
la libertad verdadera
asida a sus herrumbres
y la ciudad remota
que de nuevo revive
arcaica y oxidada
con sus voces mudas.
Antes fue la auténtica belleza
ahora es la umbría
lo que gobierna mis sueños.

.

domingo, 1 de julio de 2018

4


4

Si me adentro a estas horas
en este invento de los píxeles,
de los baudios, de las ondas
4G y de los mundos internáuticos
en busca de algo que decir-te,
si me adentro y se me evaden
las palabras y se anegan
estos versos de catástrofes,
si procuro encontrarte
en esta noche rebosante de frescuras
en que julio
tienta suavemente otro ciclo,
si voy tras de ti
y te me escapas sigilosa
a otras causas más veraces,
si te
si te
si te
si
te
s
i
t
e
.
.
.

3


3

Hay límites inventados, vallas,
barrotes, bitas y fronteras,
hay rezones, anclas, raíces,
leyes no escritas
que nos atan, hay
normas que nos dictan
el camino,
órdenes que nos escupen
cada paso,
hay desganas que me anemian,
hábitos que me exilian
a la rutina, voluntades
que invisibles
me contienen
en estos páramos.

.

2


2

Del prisma arcoíris que rebrota en las tardes
caducas de estos días de verano, de los éxodos
que emprenden los vencejos por volver
a lucir sus elipses en estos cielos,
del aroma que exhalan los jazmines
por los surcos de esta noche,
qué podría decir
que te conmueva.

.

1


1

Qué tiempo nos queda por vivir, qué multitud
de paisajes, de islas, de abismos, qué rosario
de emociones nos latirá en las venas, qué mares
ampulosos, qué ríos terebrantes, qué galaxias
se hilarán en los sueños que soñamos
y qué intensos serán nuestras vacíos
en las noches tenebrosas de los solos,
qué parábola es esta que vivimos
que no entiendo.

.

sábado, 30 de junio de 2018

104


104

En esta noche de cristales y de frescuras,
de estar alerta a tus palabras, de no poder
sortear los enigmas del presente
y sentir en cada músculo
el peso de las horas… En esta noche
se hará entre nosotros
el silencio.

.

103


103

Quedaron los jardines relumbrantes, las rosas
preparadas para julio, los pinos, el almendro,
el peral, las buganvillas y sin embargo
los grises nubarrones y el cansancio
no se apagan.

.

102


102

Acaso pudo ser la palabra y no una señal
pero la suerte no concibe que coincidan
tu sino con el mío.

.

101


101

Otro día cargado de distancias,
de extensiones sin límites como páramos
exentos de colores. Otro día más
cubierto de silencios, de grises
pesadumbres, de horas
sin entrañas, de vacíos.

.