jueves, 18 de julio de 2019

46


46

Otro día más
sin excesos, sin colores
deslumbrantes, sin nada
que decir del mes de julio,
acaso
el enfriamiento global,
el gris de mis paisajes,
el tiempo que se empeña
en seguir simulando
ser otoño.

.

45


45

Cómo no pensar
en aquellos veranos
de ría, de mar y de salinas
en que todos los amigos
pasábamos las mañanas
de paseo por las calles,
las tardes incordiando
las siestas de los viejos
o en la playa
y las noches,
casi hasta las doce,
charlando en la plaza
del barrio
y queriendo
que ella nos diera
la mano, un suspiro,
un beso de novia
que se iba.

.

44


44

Y este julio
cambiado su aspecto estival
por este disfraz de languideces,
se nos hace nuboso,
plomizo, anémico,
tristón,
desangelado.

.

43


43


Hoy también,
por qué esperar lo contrario,
mi pequeño mundo
ha vivido
sin grandes aspavientos,
sin cúspides, sin simas,
sin nada 
que aportar
a los periódicos.

.

42


42

Quisiera escribir
decente
mente,
es decir, quisiera
escribir
y que te gustara
lo escaso
que te digo.

.

41


41

A veces, el invierno te atenaza,
se enreda en tus pupilas, en tu voz,
en tu silueta y te hace gris
el Sol, los cielos, el paisaje,
las calles que transitas
de colores y los colores
que habitan en los jardines
siempre en primavera.
A veces, no el invierno,
sino todas las negruras
que sostiene
te atenaza. Me
a
t
e
n
a
z
a
.

jueves, 11 de julio de 2019

40


40

Como los dedos sigilosos de la bruma,
suaves, delicados, invisibles,
el viento de Levante respira
arqueando la figura de los pinos,
dispersando el aroma del jazmín.
exhalando el color de las salinas;
como los dedos leves de la luna
por mi bosque, por mis playas,
por esta ciudad
que se desvive
cada noche
entre sus sombras,
el Levante habita
cada calle, cada parque,
cada plaza.

.

39


39

Vas por la vida
aceptando los discursos
de los próceres,
los sabios consejos
de los ancianos,
la sinrazón de algunas leyes,
la norma, las reglas,
los deberes, la palabra
dada y al final
se deshacen
los discursos, las normas,
las reglas, las leyes
y no te queda
nada.

.

38


38

Se precipitan los días
como pétalos orín de los relojes,
indefectiblemente,
al oscuro baúl
de lo pretérito.

.

37


37

Por fin, a esta parte del sur
a la mar, a las salinas,
al templado azul de los crepúsculos,
le ha sucedido
el verano.

.

martes, 9 de julio de 2019

36


36

Esto viene a ser
como si vivieras en un París
empobrecido y triste
sintiendo que los siglos
siquiera han pasado.
Vivir, por ejemplo,
en los suburbios más sórdidos
rodeado de hambrunas
y de desidias,
del olor a orín
concentrado en el aire
y que te hayan prohibido
por alguna ley injusta
recorrer sus avenidas,
sus parques y sus puentes
y enceguecer tu rostro
ante el río áureo
y que Notre Dame entera
se te haga invisible
si fuese que tus párpados
pudieran entreabrirse.
Esto viene a ser
el mismo sentimiento
de la pesadilla de anoche
cuando llegaste a mí
con un adiós helado
pendiente de tus labios.

.

35


35

Se acerca el momento,
el momento exacto,
en que llegas a la meta,
que veías tan lejana
y por fin,
pese a todo,
no te queda otra
que cruzarla.


.

34


34

Vas y vienes
desde la luz hacia las sombras
y viceversa
dejando en mi costado
un dolor inmenso,
madre.

.

33


33

Sucede que amanece a la hora
en que el sueño es más dulce
y te habitúas
a ese sobresalto y sucede
que a media mañana
se quedan sin café
en el bar de siempre,
se ha ido la luz,
te comenta Diego
y vas y te habitúas
a ese sobresalto
y sucede
que en la tarde
se embargan los colores
de un asombro triste
que te emocionan los huesos
y a eso,
al menos yo,
casi nunca
me habitúo.



.

32


32

Del tul lívido
que se extiende por estos páramos
aparecen
gotículas de estrellas recién vivas,
meteoros alocados que fulgen
como estelas de fuego incandescentes
y un silencio cadencioso y un tumulto
de sonidos apagados y la antigua
cantilena de la noche
que se queda atracada
de nuevo
en mi insomnio.

.

31


31

De este día de julio
justamente atípico
habría de decir
que es suave,
casi leve,
casi dulce,
casi frío,
casi
otoño.

.



30


30

No pensaba escribir
en esta noche sin luna
absolutamente nada
y creo
que debería
cumplir
con este pensamiento.
.

29


29

Hay lunes que son verdaderamente
lunes. Lunes activos, tediosos, intensos,
lunes avocados a la ruina
de los ánimos, a la turbidez
de las miradas ahogadas en domingos
todavía.
Hay lunes, sin embargo, como este
lunes,
simplemente lunes.

.

domingo, 7 de julio de 2019

28


28



Se incendian los cielos celestes
del crepúsculo
y nacen los pálidos crujidos
de la mar y de mi bosque.
La tarde languidece
y se acalla.

.

27


27

Porque escribo soy
un ser que se reencuentra,
a veces
con sí mismo
y otras
sin embargo
completamente
me extravío.
Lo confieso.

.

26


26

Una vez fui como quisiste
cuándo y dónde
quedaron esos tiempos
que no me reconozco.

.

25


25

Pájaros dorados que se escapan
de los tórridos horarios del estío
dónde guardáis vuestro ímpetu
ahora que julio se otoña.

.

24


24

Una luz que vibra con el aire
en un mástil 
donde anidan las cigüeñas
qué Sol novedoso se imaginan
que nunca agota
su bujía.

.

23


23

Algunas noches, como esta noche,
las palabras se me visten de cristales
y me son ciegas y absurdas
apenas me significan nada.

.

22


22

Un susto en la arboleda
y de repente el silencio
qué homicida desvarío
ha sido ejecutado.

.

21


21

En este siete de julio,
en estas latitudes,
aire fresco y mar tranquila
nada digno
de ser contado.

.

viernes, 5 de julio de 2019

20


20

He oído
las voces de la mar
cuando nadie la vive
y la soledad inmensa
que sucede en las olas
cuando el viento es suave
y he oído
el rumor de las aguas
cuando nadie las oyes
y su llamada inquietante
en mis madrugadas
de insomnio.

.

19


19

No hablo de mí,
no soy yo
el que refleja
las palabras que escribo.
Yo soy
un ente más simple,
quizás más cotidiano,
alguien como tú
y apenas existo.

.

18


18

La vereda como un futurible
que habrá que  transitar algún día
está ahí
pendiente
de que el reloj
finalice su pulso.

.

17


17

Has llevado el arpa de azogue
por tus sueños con la música feliz
de quien más ama y el rumor ambiguo
de las aguas
cuando la noche descubre
las contingencias del viento
se ha vertido en ti
en una fiesta.
Has llevado
largamente
el sabor de la duda
y ahora
que la certeza accede
a un espacio vital
que tanto nos duele
quieres descubrir
nuevamente
el principio.


.

jueves, 4 de julio de 2019

16


16

Hoy ya es pretérito perfecto
y quizás mañana a estas horas
también lo sea.

.

15


15

A ti mujer que amas
sin fronteras, que buscas
en cada imagen
un signo de alegría,
que lates vivamente
con los besos,
a ti, 
mujer de las distancias,
a ti
te
digo.

.

14


14

En la tarde que bulle
levemente de vencejos
y de naranjas, 
en la tarde
que luce decadente
en las salinas,
en esta tarde de calmas
en el océano
el ocaso
ha sido un himno
prodigioso
a la belleza.

.

13


13

Se hacen ovillos en el rincón
umbroso del jardín, las hojas
del almendro, del rosal,
los restos que no hace tanto
latiera vivamente
su hermosura.

.

miércoles, 3 de julio de 2019

12


12

Otra vez, amor,
a estas horas de insomnios,
me huyen las palabras
y de mis dedos huérfanos
apenas nacen ruidos
y se disipan mudos.

.

11


11

Con este tinte gris
que diluye el firmamento
julio
parece un otoño
que nos llegara suave
y con las flores intactas.

.

10


10

No soy yo el que está
en esta tierra inhóspita
desbaratando el orden,
la paz o la justicia,
yo soy
el que busca en los sueños
un lugar
más habitable.

.

9


9

Di la palabra, el discurso,
di la clave, el verso, la parábola
exacta que me salve.

.

martes, 2 de julio de 2019

8


8

En esta parte del sur
se extiende por el aire
el antiguo aroma de azahar,
el paisaje cristal de las salinas
y la hora-bruja del crepúsculo
con toda su belleza intacta.
En esta parte del sur
que habito
todo es marinas, navíos,
playas impolutas
y álgicas tristezas
que se quedan
adheridas a las almas.

.

7


7

Calla, no me nombre
el dolor del desconsuelo,
ni la angustia que constriñe
el pulso en mi garganta,
rézame una oración de esperanza
o recítame aquel poema
en que seré todo olvido.

.

6


6

Ver el canto esperanzado de los gorriones
con el alba tiritando friolencias, el callado
suspirar del viento apenas acontece
sobre el plateado fulgor de los esteros.
El Sol se asoma a las alturas
y las gaviotas, tan temprano,
inician sus labores
en el rompiente.

.

5


5

Fugaz luz de la tarde.
Sucede el estrépito bramido
de la mar hacia lo oscuro
con su cadencia de anemia
el aire
se hace a la sangraza
de esta hora que bosteza.

.

lunes, 1 de julio de 2019

4


4

Ahora recuerdo
[¿Por qué ignoto motivo?]
las cálidas tardes
de julio y agosto
ahíto de Levante
tan seco y agreste.

.

3


3

Se espesa la luz
sobre la ciudad que dormita
y en las farolas
que gimen crujidos al viento
bandadas de efímeras
giran y giran.

.

2


2

Somos
tan efímeros,
tanto…
Ciérrame los ojos, amor,
ábremelos al mundo
y ya soy pasado.

.

1


1

Tiembla el sueño en las ramas
de esta noche florida, las sombras
que vagan por el bosque
titubean en la luz del ventanal
por adherirse a mi insomnio.

.

viernes, 28 de junio de 2019

104


104

El Sol, la luz, su cadencia infernal,
su química, la intención de definirse.
El Sol, nuestro astro rey,
hoy
inexplicablemente
lucha feroz 
contra los suyos.

.

103


103

En el desértico paisaje de la sal
donde nada crece, sucede la sorpresa,
en un nido acogedor de gorriones
palpitan, aletean, sobreviven…

¡Un milagro!

.

102


102

Di tú que tanto abarcas,
que tanto amasas los discursos,
que tanto seleccionas los vocablos,
di tú
por qué,
a qué,
para qué…




.

101


101

Esta noche sí, sí,
esta noche de tanta hermosura celestial,
de tanta paz como combates
existen más allá de estas galaxias,
seguramente,
esta noche de calma en los campos
de batalla,
mi bosque
lentamente
da vida a la vida.

.