martes, 21 de marzo de 2017

34

Advertencia

Me conozco, desde hace tiempo,
casi desde siempre o quizás
desde hace unos cuantos días,
pero me conozco y sé que soy
un tipo deleznable, me gusta
el rocío cristalino de las mañanas,
sobre todo en primavera,
y el cálido discurso de la tarde
cuando va desde el azul-celeste
hasta el callado granate del ocaso
y me gusta, cómo no, 
la mar cuando se enciende en la noche
recién viva. Ya te digo, amor, soy
un individuo reprochable, me gusta
recitarte al oído versos tripleequis,
palabras prohibidas a los poetas
como malva, lucernaria, 
cuerpo que se adhiere a mis sueños
hasta el éxtasis, renacerme
fulgurante entre tus sábanas ardidas
y estío por tus labios sin descanso.
Soy, te lo advierto, poco recomendable,
iré a devorarte ferozmente, a beber
de tus fuentes, a saciarme en tu carne
hasta la gula y sobretodo, te recorreré
desde el norte hasta tu este, desde el sur hasta el oeste
y en todas tus todas latitudes y longitudes
y bisectrices, amor mío,
no te fíes
de
mí,
soy el alud que te recubre
de lujurias,
un ente malicioso
que te ama.

.
Publicar un comentario en la entrada