domingo, 23 de abril de 2017

79

Relleno 25

Aquí, amor, resucitan las rosas
por fin en primavera
se nos reviven sus pétalos
perfumados y hermosos
como un himno a la vida.
Aquí, amor, mientras se silencia
el Levante o pareciera que duerme
en el rumor de los árboles
que se inclinan o se yerguen 
como jugando a ser dóciles,
aquí, mi amor,
el paisaje es grisáceo 
como de plomo y cenizas,
como de desazón y nostalgia
y tú y yo
y nuestros sueños incumplibles
tenemos, 
en gran parte, 
la culpa.

.

78

Relleno 23

Esa mar verde e incansable
que refleja los cielos
recargados de enigmas,
esta mar
que murmura y se acalla
o eternamente insiste
sobre su hambruna eterna,
esta mar de gris y verdes
está ahí
como aguardando
sigilosa y latiente
a que llegue tu hora.

.

77

Relleno 22

En el día del Señor,
en esta fiesta de guardar,
aún siguen las bombas
sobre Siria, aún los exiliados
se hacinan abiertos a la intemperie,
almas golondrinas
que no saben del  retorno.
Aún hoy, domingo de abril,
la soledad y la hambruna
hieren más
que los misiles.

.

sábado, 22 de abril de 2017

76

Relleno 21

Guardo aquí,
cerca de mis sueños,
los versos que te gustan,
aquí
en esta cárcel,
a estas horas de mi insomnio
guardo
como mudas,
como perlas transparentes
las palabras,
las más dulces palabras
que te nombran
y que hasta hora
siguen
presas,
aquí
sin que broten
a la luz
y que las oigas.
.



75

Relleno 20

Aquel faro
y aquella luz
que luce sola
en la distancia
qué secreto guarda
su titilar oscuro
su brillo misterioso
que alterna
ahora sí
ahora no
como una margarita
ahora sí
te 
quiero
ahora
no,
sin ella
el no
es un naufragio.

.

74

Relleno 19

De esta noche
la calma del aire entre los pinos,
el grave silencio en la playa
donde duerme la mar entre bostezos,
el cielo de cristal, la ruta abandonada, 
y a estas horas de los solos
los versos transparentes
en que te sueño.

.

viernes, 21 de abril de 2017

73

Relleno 18

Silabea el viento entre los árboles
un poema de distancia y de tristezas,
un canto cadencioso a las umbrías
si el ocaso se hace realidad
por la vereda. Los hitos que acontecen
en esta noche de crujidos
se resumen 
en un silencio sideral de luna muda,
en los nudos del aire
por las dunas, en la mar
que se alborota en el rompiente,
amor,
en este sueño de tenerte
entre mis brazos.

.

72

Relleno 17

Paso por las calles de mi pueblo
donde el aire azota con fiereza
a las gentes. ¿Dónde habita
el sereno vuelo de las gaviotas?
¿Dónde buscar algún resguardo
ante este vendaval desde Levante?
Paso por los parques, por las plazas,
por los frondosos jardines, por mi bosque,
y todos hacen reverencia a estos vientos.


.

71

Relleno 16

Silente acecha desde el Este,
el Levante
respira despacioso
como un
inmenso monstruo que respira
resignado a la espera
de volver
a ventear otra locura.

.

jueves, 20 de abril de 2017

70

Relleno 15

Tus palabras son de seda, de dulzura,
de alacranes en las venas, de rocío
que rebrota con el alba. Tus labios
son deseo y ternura y tus ojos
dos agudos aguijones que se adentran
en vendavales en mis ojos
y mis noches son las noches
del que aguarda que tu piel
se concrete en mis dedos
y mis sueños son 
un combate
por hacerte de verdad
entre mis sábanas.

.

69

Relleno 14

De la luna, quién sabe algo de la luna,
dónde, en qué lugar del universo,
de un poema, de la piel,
quién lo sabe...

.

68

Relleno 13

Por todos los rincones de mi  bosque,
por los oscuros vericuetos de estos páramos
a estas horas de la noche, el Levante,
de nuevo el Levante tormentoso
arrasa las flores del almendro,
los pétalos recién vivos de las rosas,
la cordura en las mentes
de los bichos
que habitamos
estos lugares.

.

miércoles, 19 de abril de 2017

67

Relleno 12

Por los antiguos caminos hacia la playa,
por las rutas serpenteantes de mi bosque,
por las plazas y por los parques,
por las calles solitarias de mi pueblo,
silba el viento vehemente,
manipula los parámetros
y engaña a las pupilas,
desespera a los pacientes,
reseca las gargantas, amor mío,
y me arrastra con sus vértigos
a las torres,
con su fuerza al rompiente
el Levante y mis alas,
quién se aferra a sus rezones
y no al vuelo.

.

66

Relleno 11

Los pinos 
expelen sus genistas 
por el aire
y no hay lugar,
por más minúsculo,
por más inmenso,
al que no lleguen.

.

65

Relleno 10

Por el Sur, por este sur de vendavales,
la demencia silba por las plazas, por los árboles,
por las calles deambula con fiereza
el Levante y sus locuras.

.

martes, 18 de abril de 2017

64

Relleno 9

Como un monstruo que dormita
en la distancia, mi ciudad, se silencia
en la noche y respira cadenciosa
en los parques, en las plazas,
en los altos edificios, en las torres
de la iglesia, en las calles un desierto
inhabitado se traduce entre solos
que deambulan hacia dónde
y en estos páramos de pinares
la genista y los pólenes
se dispersan amarillos por las lenguas
que masculla el Levante, por la mar
que se bate en las rocallas,
por las sombras que deambulan
hacia sí mismas ya sin norte,
mientras yo, amor mío,
hoy tan sólo
te
re
cuer
do.

.

63

Relleno 8

Tú que estás
en otras latitudes
tan lejanas tú invisible
ser
que me llama
a la carne
dime
qué pecado sea este
de quererte sin el tacto
sin un beso
que en la noche
nos aliente
hasta mañana.

.

62

Relleno 7

Esa luz que ya
no existe
que se esconde
tras las copas
de los árboles
luna
oculta
dónde
tu belleza
tu dominio
tu misterio
dónde
afuera
de mi casa entre las sombras
un perro a quién
ladra si te haces
invisible.

.

lunes, 17 de abril de 2017

61

Por decir 3

De todo lo que tuve a tu lado
sólo queda
un pétalo de luz en mi memoria,
un beso a medianoche
inacabable,
el hotel de cuatro estrellas
en que tanto nos quisimos,
un adiós de aeropuerto,
un nudo en la garganta
que aún sigue,
un te amo
hasta
siempre
que
era
cierto.

.

60

Por decir 2

Tenemos jardines y primaveras,
riberas de ríos caudalosos, caminos floridos
hasta la playa. Tenemos ciudades de cristal,
de parques impolutos, de fiestas antiquisimas,
de calles que vibran con las fiestas.
Y tenemos umbrias en los púlpitos,
discursos luctuosos en los políticos,
futuro sin futuro en las pupilas
y tenemos a personas que transitan
desde el alba hasta el ocaso
con la flor de las sonrisas bordadas
en sus bocas
pese
a
todo.

.

59

Por decir 1

Dejamos que el tiempo nos devore,
que crezcan en las ciudades las herrumbres,
que sean nuestros hijos la carnaza
que alimente el sistema sin futuro.
Dejamos que sucedan los crepúsculos
ajenos al sabor de su belleza, dejamos
que los días se disipen
con el veneno tan mortal de la indolencia
que al final pintan en nuestras frentes
un eterno epitafio.

.

domingo, 16 de abril de 2017

58

Relleno 6

Recuerdo con exacta precisión
cada resquicio que hay en tu piel
y en tu mirada, la ruta hasta la playa
en las noches
cuajadas de jazmines y de invenciones.
Tú ibas, por ejemplo, en mi memoria
jugando a ocupar todas las pistas
y yo, como indolente,
te dejaba viajar por mis deseos.

Recuerdo con precisa exactitud
cada palabra
que inventas en los textos que me escribes
hablando de un edén bajo tu ombligo,
definiéndome pasión entre susurros,
diciendo que el amor está en tus ojos,
que tienes en los labios un infierno
para hacerme arder con tus pecados.

.

57

Relleno 5

Recuerdo aquella noche inexistente
en que íbamos los dos
vagando por las calles de una urbe
dormida y bulliciosa y en un bar
abierto a los amantes y a los solos
que buscan el amor en otros solos,
nos dimos a pulir nuestras aristas,
tú bebías de mis labios algunos besos
y yo hurgaba entre tus muslos
algún secreto, después,
en plena madrugada y exhaustos
nos fuimos a un hostal de malamuerte
para ahuyentar de nuestra piel
cualquier atisbo
de aquella soledad
que nos unía.

.

56

Relleno 4

Suena esa canción triste 
del viento en la arboleda,
[el viento desvaído]
la luna que se evade
pausada hacia la mar,
las sombras que la noche
va creando,
las horas del insomnio
que me llama.

.

sábado, 15 de abril de 2017

55

Relleno III

Mientras tú contemplas la mar que dormita
en esas costas y respiras el salitre antiguo
de sus aguas,

yo te pienso.

.

54

Relleno II

Contemplo como desde las alturas
lo minúsculo del hombre ahí abajo,
transitan por las urbes 
sin saber qué sucede en las vidas,
ni en las suyas 
ni en las ajenas,
no en esos hechos cotidianos observables
que carecen de importancia,
ir a la compra sin sorpresas, aguardar
a que el bus llegue a su hora,
sentir el aroma de esa chica
que pasa invisible ante todos
y que en ti hace diana,
me refiero a indagar en lo más íntimos
que nos une,
qué pétalo guardas en ese libro de poemas,
qué drama nos sucede en los sueños
cuando en plena madrugada gritamos
un nombre ininteligible,
a qué ese silencio si los besos que deseas
tiemblan de pasión por otros labios.
Qué nos pasa, qué sucesos nos atañen
hasta hacernos 
dibujar en nuestros sueños golondrinas.
Contemplo como el mundo se despieza
y me duele hasta añorar
tus caricias en mis jardines.

.

53

Relleno I

Es el día, para mí, del tedio en las calles,
en los campos, en la suerte de escribir
algo coherente y desde 
esta mañana de neblinas
hasta 
estas horas del crepúsculos
nada ha cambiado que me incite
a impulsarme.

.

viernes, 14 de abril de 2017

52

Perorata VIII

Hacéis himnos a la nostalgia,
buscáis sistemas que describan
lo oscuro que se esconden en las mentes
de los solos, la riqueza en las lenguas
de los ebrios, el canto que surca
las mañanas luminosas en los jardines.
Buscáis definir el dolor en las pupilas
cuando se hacen de lutos los paisajes
o si acaso las ciudades se cubren de neones
y sólo de neones, de bullicios, de basuras
y los pájaros que se aferran a vuestras  tintas
tiritan si el otoño os deshoja.
Vais persiguiendo por los mapas
el truco de los ritmos, el color de las metáforas
que os defina y el inmenso santuario 
de la poesía,
poetas
vais
haciendo de la carne el espíritu
que conmueva
a la carne.

.

51

Jueves Santo

Se duerme en la distancia mi ciudad
cargada sus callejas de candiles,
sus plazas de silencios, su río
de murmullos que llegan desde el Este.
Se duerme la ciudad en la distancia
exhausta de las fiestas y del insomnio
de una noche de dolor y de vigilias.

.

50

Viernes Santo

Persiste en mi ciudad
los cirios y el incienso,
las imágenes de un dios sacrificado
en nombre de sus hijos,
persisten los rezos
y las lágrimas,
persiste la emoción ante la Virgen,
persiste
el aroma a azahar
en la memoria.

.

jueves, 13 de abril de 2017

49

Tristezas

Hay lugares [y cosas] tristes,
intrínsecamente tristes,
el jardín de los cipreses
en otoño,
la erina del jifero
que disfruta de su oficio,
la lengua del poeta
que se acalla unos versos al amor
o que anula
la piedad de una metáfora,
el pobre corazón tan despoblado
que se enciende solo por codicia,
los parques con estatuas 
llamadas al olvido,
la vieja estación en que los trenes
se me oxidan sin paisajes
y atados a sus raíces
y estos ojos míos que te miran
y no ven sino el silencio
de una ruta sin tu nombre,
sin flores, sin banderas
que anuncien la esperanza
de que ello, lo que ansías,
es posible.

.

.

48

Sinsentido 2

Lara no dice nada. No me dice nada. Sólo mira el tumulto de las calles. El gentío que pasea de fiesta por la avenida. Y guarda silencio. No entiende, Jota, no entiende los velones ni los cirios ni el estruendo ni las lágrimas. Calla y observa. Con el paso de los años, dices tú, que comprenderá, que entonces comprenderá. Ahora, sin embargo, solo huele el luto, los morados corazones, las trompetas mientras su madre yace, mientras en esta noche su madre yace en esa triste lápida de este triste tanatorio.

.

47

Sinsentido 1

Se ilumina la ciudad con un aire de tristeza. Hay un luto milenario por las calles y las gentes, incluso los ateos que conozco, se emocionan. Algo ocurre en los naranjos. El incienso y el azahar se propaga por este pequeño mundo que vivimos. Los actores se persignan. Ana llora sin consuelo. Dónde está, por qué en esta tarde no has venido, por qué en esta noche de pasión no me hablas. Qué te he hecho, te preguntas, qué he hecho que no estás. Que estoy sola, muy sola, se repite. Y más silencio, mucho más silencio.

miércoles, 12 de abril de 2017

46

Paisaje

Relumbra en la ciudad, en la distancia,
hileras de neones entristecidos
que vibran al ritmo de los solos.
Sucede dormitando un silencio
espeso y cuajado de murmullos:
Hojas que crujen en los rincones,
ramas que respiran una danza
con el silbo pausado del Poniente
y unos pasos que se adentran
sigilosos en un portal de esa esquina.
Un auto resquebraja con su estruendo
la calma que domina estos parajes,
quién profana la afonía de las casas
a dónde le arrastra su destino tan deprisa,
qué condena tendría que cumplir
si de pronto los perros
que soñaban amor y libertades
aúllan de tristeza
a la luna...

.

45

Negación

No existen los ruidos en esta patria
pequeña en la que habito, ni exhalan
los arbustos quejidos por el viento
ni gimen los gorriones
su temor por las lechuzas. No existen
tumultos ni reyertas en estos campos
de sombras que nos huyan a sus asuntos
ni tenemos aullidos en la noche
de perros que sollozan soledades,
tan sólo
es mi insomnio
un susurro
que me dicta
en silencio que te amo.

.

44

Dichos

Tú dirás, adiós amor,
te dejo la ciudad con sus oscuros
paseos de cemento, con sus bloques
de pisos inhabitables
en que viven fantasmas
que cohabitan con fantasmas
que tienen nuestros nombres
y dirás ¿Acaso no te muerde el Levante
la paciencia? y sí,
ya sabes que los vientos que rondan
por mi casa
despojan de sus flores a mis almendros,
de sus pétalos a las flores del jazmín,
de la paz que sucede en mi bosque
haciéndolo todo turbulencias.
Y dirás, adiós amor, hasta mañana
que mañana te llenaré de besos
en ausencia y tú
vas
y
te
los 
crees.

.

martes, 11 de abril de 2017

43

6

Te haces cotidiana en  mis noches,
me recorres la vida como si siempre
hubieran sido mías tus palabras,
te haces a mis jardines y trasminas
tu aroma hasta mi piel. 
Siendo distancia y deletérea
te siento presente y palpable
trasunto de una diosa
que me salva de esta soledumbre
que me late. Habitas mis corduras
y mis demencias
y en mis noches tenebrosas
y en mis insomnios
te vuelves deseo y caricia,
extensa magnitud
de luna llena,
marítima mujer
de los ensueños.

.

42

5

Hasta las piedras vibran
hasta los muros tiemblan
hasta la ciudad tirita
cuando esta hermosísima luna
les contagia
sus misterios.

.

41

4

Búscame
en este sur de los Levantes
en este sur de los Ponientes
en este sur de las demencias
en este sur
búscame
disuelto en el salitre
de mis mares
en el aroma a jazmín
de mis veredas
búscame
no te quedes
en los secanos
desiertos de los sueños
a la espera
de que yo te alcance
no te quedes aguardándome
yo
estoy
pre
so.

.

40

3

Técnicamente
yo estoy aquí,
cerca del mar,
con esta luna inmensa
que adorna la noche
con su espéculo genista,
sí,
técnicamente estoy aquí
pero no es
del
todo
cierto.

.

39

2

Se me callaron los árboles
en esta tarde de silencios
en mi bosque
se durmieron las ramas,
las flores del manzano
y la mar,
la inmensa mar
se me definió como dócil,
como una extensa diosa
que se me diera al hastío.

.

38

1

Eres luna,
absoluta luna, amplia,
limpia, embriagadora luna
eres
como esta luna
que esta noche
luce.

.

domingo, 9 de abril de 2017

37

Perorata VII

Se expande el odio por los mapas,
el rictus de la muerte se aposenta
en las regiones y los líderes
profetizan otra era de coágulos
por el mundo. 
Las plegarias no nos sirven
y los templos estallan con los gritos
y el espanto a voces muertas.
Yacen en las calles
los sueños de los niños entre escombros
y las madres lloran por la ausencia
de lo fértil de sus vientres. Los ecos
por el aire de las bombas
se hacen cotidianos y los líderes
reafirman su poder cuanto más matan.
Yo que me refugio en la fe de mis jardines
y que abjuro de las grandes catedrales
en que los himnos se desoyen en los ritos,
yo que detesto la oración en los mercados
y que adolezco del poder de las palabras,
os exilio de mis rezos
crueles matarifes,
jiferos que amputáis
la vida
basándoos en el odio
que
expandís adrede
por
los
mapas.

.

36

Luna

Sobre las copas de los pinos
que deambulan en mis jardines,
está la luna,
una inmensa luna llena

.

35

Vendaval 2

Por mi pequeño mundo
de este sur de las desdichas,
de los mares enarbolados
y de las pupilas celestes
en los cielos,
por mi pequeño mundo,
amor,
se extiende la tristeza en los rosales
tan aguda
como una súbita pandemia.

.

sábado, 8 de abril de 2017

34

Perorata VI

En plena primavera, de qué hablar,
qué decir que te convenza
de que el mundo es hermoso
si otra vez el aire se vuelve irrespirable,
si huele a sarín, a misiles
y el azufre hierve a bocanadas
en las garras de los autarcas.
Qué decir, 
de qué hablarte, si del viento
que azota con crudeza a este bosque,
a este pueblo, a estos mares
o de que se desfloran los jazmines
como un cielo de verdores sin estrellas,
¿De la luna que sucede absoluta
o de esta gris melancolía
que me invade?
Dime de qué podría escribirte
si mis dedos son de aristas transparentes,
de pinceles que no pintan,
de vocablos que no dicen,
si están confabulados con gramáticas
sin signos, sin sonido, sin mensajes.
Ay, amor, de qué te hablo
que la noche que me acecha
llega pronto
y no tengo un refugio
al que llamarte.

.